viernes

Por el miedo a equivocarnos.

No quiero escucharte. No insistas. Prefiero esta vez encontrarte inundando mis ojos, esperando a que pase, a que caigamos otra vez... Y solo digo que nunca quise hacerte daño,  pero todo se nos fue. Y aunque ahora somos como extraños, yo jamás te olvidaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario